Telmo nace en San Ciprián, costa de Lugo. Las inquietudes juveniles de formas y fuegos enseguida serán encauzadas al entrar en la escuela de artes aplicadas cursando estudios de escultura y adquiriendo tanto conceptos artísticos como técnicos en la elaboración de trabajos volumétricos en forja artística.
Como perfeccionamiento empieza por hacer las prácticas con el maestro herrero Miquel Xirau en Barcelona, empezando así una etapa que lo llevará a recorrer distintas forjas de España, en León, Toledo, Vizcaya, Palencia, Barcelona, etc, en la que conocerá a los último herreros, herederos de unas técnicas casi perdidas y el trabajo en las forjas donde todavía perdura la tradición, como es el caso del ya largo contacto con los herreros de Santalla, Taramundi y A Fonsagrada,  donde perfeccionaría la elaboración de sus cuchillos y secretos de su templa.
No se encuentra conforme y se va a Italia, donde aprende la técnica de fundición en bronce, técnica que desarrollará en la realización de trabajos que combinan la forja con la fundición, consiguiendo formas originales tanto estética como técnicamente.

Después de viajar por diferentes países de Europa en la búsqueda de conocimientos, el repiqueteo del yunque se escucha a diario en Abegondo (A Coruña) y Vic (Barcelona), donde establece sus obradores y trabaja tratando de descubrir nuevas formas con técnicas antiguas. Actualmente, también compagina este trabajo con el de los talleres de forja para la Sagrada Família, en Barcelona.
 

Facebook Instagram share Follow